Pueblos y cultura popular: El Hórreo

El Hórreo es la esencia de la arquitectura popular asturiana. En la comarca de los Picos de Europa hay gran variedad ejemplares bien conservados
El Hórreo Asturiano
El Hórreo Asturiano

La esencia de la arquitectura popular asturiana es el hórreo, que encuentra en la comarca de los Picos de Europa un excelente muestrario de tipologías y de ejemplares bien conservados.

El hórreo es una construcción agrícola cuyo objetivo es almacenar grano y aislarlo del suelo para preservarlo de la humedad y de los roedores. Su origen hay que buscarlo en época neolítica, con la aparición de la agricultura y por tanto de la necesidad de almacenar las cosechas, pero será en la época romana donde aparecen los primeros testimonios documentales sobre la finalidad de estas construcciones.

En Asturias se conservan ejemplares de varios siglos de antigüedad, y concretamente en la zona de Villaviciosa existen numerosos hórreos con inscripciones del S.XVI.

El hórreo asturiano está construido casi enteramente en madera (generalmente de castaño), y sin un solo clavo, pues todos los ensamblajes se hacen encajando las piezas o bien sujetándolas con pasadores (“tornos”) de madera.

Una característica de los hórreos asturianos son sus pilares (los “pegollos”), de madera o piedra tallada, sobre los que apoya el resto de la estructura y separados de ésta por una piedra redonda o cuadrada que es la que impide que suban los roedores.

En la Comarca Asturiana de los Picos de Europa existen tres modalidades de hórreo:

  • Hórreo: de planta cuadrada, cuatro “pegollos” y techumbre de cuatro lados iguales.
  • Panera: de planta rectangular, seis o más pegollos y techumbre formada por dos triángulos y dos trapecios. Generalmente lleva en el exterior una balaustrada o corredor donde se cuelga el maíz para su secado.
  • Hórreo de montaña o “beyusco”: de planta cuadrada o rectangular pero de pequeñas dimensiones, pegollos muy pequeños y toscos y techumbre a dos aguas. Esta tipología sólo se localiza en los pueblos altos del concejo de Ponga (Viegu, Viboli…), así como en los valles de Sajambre y Valdeón.

Los hórreos se pueden ver en cualquier localidad de la comarca, aunque existen pueblos famosos por sus concentraciones como Espinaréu en Piloña. En la ciudad de Cangas de Onís se puede contemplar un extraordinario ejemplar con 15 pegollos (pilares), dentro de la finca del Chalet y Restaurante llamado Villa María.

Ver vídeo sobre los Hórreos del pueblo de Espinareu (Piloña)

Además de los hórreos los pueblos de esta comarca mantienen buenos ejemplos de arquitectura popular, representada por casas con balconadas o corredores de madera y con galerías acristaladas.

En muchas localidades se localizan interesantes muestras de una arquitectura más refinada y nobiliaria, las Casonas o palacios rurales, antiguas casas familiares de apellidos ilustres.
Aunque la mayoría conservan aún hoy su sentido de residencias familiares, y por tanto propiedades privadas, se puede apreciar su belleza y armonía exterior en localidades como Infiesto, Villamayor, Borines, Coviella, Parres, Corao, Corao Castillo, Labra, Talaveru, Benia, Bobia, Inguanzo, Berodia, Arangas… y en muchos otros rincones donde pueden sorprender al viajero.

Para preservar la memoria de la tradición y cultura popular, y contribuir a su comprensión, existen en la comarca dos museos o centros dedicados a la etnografía:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + diecinueve =