El origen de Halloween: Samhain

El origen de Halloween, la fiesta celta de Samhain. Donde los espíritus de los muertos volvían a visitar el mundo de los mortales. Tradiciones y rituales.

Hoy celebramos Samhain una tradición muy enraizada en Asturias, os contamos el por qué…

Los antiguos pueblos celtas, llegado el final de Octubre, solían celebrar una gran fiesta para conmemorar “el final de la cosecha”, el paso del verano al invierno, bautizada con la palabra gaélica de Samhain. Significa, ‘el final del verano’.

Los celtas creían que en esta noche de Samhain (hoy noche de Halloween), los espíritus de los muertos volvían a visitar el mundo de los mortales. Encendían grandes hogueras para ahuyentar a los malos espíritus.

Es un momento mágico en el que los mundos se tocan. Es hora de recordar a los ancestros, rendir tributo a nuestros antepasados que han fallecido. Representa el ritual de la última cosecha, la recolección de hortalizas y tubérculos.

La costumbre era dejar comida en la entrada de sus casas y encender velas por las ventanas para ayudar a las almas de los muertos a encontrar el camino hacia la luz y el descanso junto a sus dioses. También se ponían sillas alrededor de las mesas y junto a las chimeneas para los invitados inmortales.

Rituales que, supuestamente, incluían algún que otro sacrificio humano y para los que preparaban un gran nabo hueco con carbón encendido en su interior, representando al espíritu que creían que les otorgaba poder.

Samhain nunca ha sido malvado o negativo. Es un tiempo para reafirmar nuestra creencia en la unidad de todos los espíritus (almas de vivos y muertos) y nuestra resolución firme de que la muerte no es el final de nuestra existencia, es una fantástica noche para comunicarnos con los que se fueron, para honrarles, y recordarles.

Tras la romanización de los pueblos celtas (con alguna excepción como es el caso de Irlanda); el primitivo ‘Samhain’ logró sobrevivir conservando gran parte de su espíritu y algunos de sus rituales.
Así pues, la tradición será recogida y se extenderá por los pueblos de la Europa medieval, en especial los de origen céltico, quienes tradicionalmente ahuecaban nabos y en su interior ponían carbón ardiente para iluminar el camino de regreso al mundo de los vivos a sus familiares difuntos más queridos dándoles así la bienvenida, a la vez que se protegían de los malos espíritus.

Con el auge de la nueva religión (el cristianismo) la fiesta pagana se cristianizó después como el día ‘de Todos los Santos’ (la traducción en inglés es, “All Hallow´s Eve”, de ahí la expresión actual de “Halloween”).

A mediados del siglo XVIII, los emigrantes irlandeses empiezan a llegar a Norteamérica. Con ellos llegan, su cultura, su folclore, sus tradiciones, y también su noche de Samhain. Eso sí con algunos cambios, estos europeos comenzaron a utilizar calabazas (mucho más grandes y fáciles de ahuecar) en lugar de los nabos.

Asi que recuerda ahujerea una calabaza, metele dentro una vela y dejala fuera de tu casa con algo de comida… Seguro que tus seres queridos, que ya no están con nosotros, te lo van a agradecer.

¡Feliz Samhain!

 

En este vídeo descubiréis el origen de la popular fiesta de Halloween, la fiesta celta de Samhain. Festividad más importante en el calendario celta, marcando el fin de un ciclo y el comienzo del siguiente, siendo considerada el año nuevo celta.

Más información:

http://arquehistoria.com/historias-origen-de-halloween-samhain-y-los-celtas-592

https://www.hijasdelatierra.es/blog/samhain/

 

Foto: Calabazas de Carolina L. Llano
Foto: Calabazas de Carolina L. Llano

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *