Descenso Internacional del Sella

Es una de las fiestas nacionales más populares. De carácter lúdico-deportivo, mezcla el encanto de una carrera de piraguas con una fiesta netamente Asturiana

El Descenso Internacional del Sella, conocido popularmente como Les Piragües (en asturiano o bable), se celebra el primer sábado de agosto (excepto si el sábado coincide en el día 1 ó 2, que se traslada al sábado siguiente) entre Arriondas y Ribadesella, con un recorrido de 20 km a lo largo del río Sella.

La prueba está organizada por El CODIS (Comité Organizador del Descenso Internacional del Sella) , y está declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional.

Historia

El Descenso Internacional del Sella, se desarrollo en el año 1929, cuando Dionisio de la Huerta acompañado por un grupo de amigos, decidió hacer una excursión en piragua por el río Piloña, desde Coya hasta Infiesto (5 kilómetros).

Con la experiencia de aquella aventura, Dionisio trató de convencer a sus amigos Alfonso Argüelles y Manés Fernández para que le acompañaran a descender el Sella desde Coya hasta Arriondas en 1930.

Aquella aventura había supuesto la semilla del actual Descenso del Sella y de la Fiesta de las Piragüas. Dionisio, no conforme con la experiencia vivida, finalmente, en el año 1931, llegó hasta Ribadesella.

Fue en el año 1932 cuando quedaron ubicadas definitivamente la salida y meta del descenso en Arriondas y Ribadesella, respectivamente. En este año, tuvo lugar la primera edición de carácter competitivo, con trece palistas provenientes de Oviedo, Gijón, Ribadesella e Infiesto. En 1935 llegarían las primeras inscripciones de palistas no asturianos en el Descenso Nacional del Sella.

Descenso del Sella sufrió un parón (entre 1936 y 1943) debido a la Guerra Civil Española y a la postguerra, reanudándose el 11 de agosto de 1944, edición en la que sólo 11 piraguas tomaron la salida.

En el año 1951 cuenta por primera vez con competidores extranjeros y en 1955 se inscribe el primer equipo de otro continente: el equipo de Cuba.

El año 1960, marca un hito en la historia del Descenso, ya que en ese año se creó la Federación Española de Piragüismo. Se escuchaba así un requerimiento que Dionisio de la Huerta llevaba tiempo solicitando, separar definitivamente la Federación Española de Piragüismo de la de Remo, y garantizando el futuro de la Fiesta de las Piraguas.

Actualmente el Descenso del Sella es una de las pruebas más importantes del mundo en el panorama internacional de descenso de ríos, cuenta con una participación que supera el millar de palistas.

Fiesta de las Piraguas

El fundador, promotor e imaginativo organizador de esta fiesta y competición es Dionisio de la Huerta, su desbordada imaginación, su inventiva y su capacidad organizadora lo han convertido en el artífice de una competición y una fiesta única en el mundo por su espectacularidad, colorido, belleza y originalidad.

Con el tiempo muchas de las novedades ensayadas por Dionisio de la Huerta fueron fraguando y convirtiéndose en parte intrínseca de lo que es hoy en día la Fiesta de las Piraguas, declarada oficialmente “Fiesta de interés turístico internacional”

Las ideas del tren fluvial y de los collares de flores las importó Dionisio de la India. El primer tren fluvial fue una realidad en 1945 desde Infiesto; al año siguiente desde Oviedo. Muchos de los gigantes y cabezudos fueron encargados expresamente en Barcelona por Dionisio.

La indumentaria de todo buen sellero es el collar de flores, el chaleco y la montera picona.

El programa de esta jornada es el siguiente: a primeras horas de la mañana llegan a Arriondas piragüistas, aficionados y espectadores, a las 11 lo hace el tren fluvial y comienza el desfile de participantes, charangas, bandas de gaitas, gigantes y cabezudos y Selleros de Arriondas, Botijos de Cangas de Onís, Entaina de Ribadesella y Tritones de Ploña… desfilan por la calle principal de Arriondas en dirección al puente sobre el Sella (Puente Emilio LLamedo) .

A las 12 del mediodía, tras los versos que compuso Dionisio de la Huerta y el himno de Asturias “Asturias Patria Querida”, se da la salida al unísono a las más de 1.000 piraguas alineadas en la orilla del río.

Mientras por las aguas del Sella las piraguas luchan por llegar al puente de Ribadesella (Puente Dionisio de la Huerta), por la margen izquierda lo hace el tren fluvial que lleva a todos los romeros selleros y por la margen derecha una caravana de coches, motos, etc. multicolor acompaña y anima desde la carretera a todos los piragüistas…

El tren fluvial en su camino hacia la meta situada en Ribadesella
El tren fluvial en su camino hacia la meta situada en Ribadesella. Fuente: www.trekearth.com

La carretera es una fiesta.

Ribadesella espera la llegada de todos los selleros que aclaman a los piragüistas a su paso por el puente, para posteriormente retroceder a los Campos de Oba, en Llovio, en donde tiene lugar una comida campestre entre el sonido de las gaitas y bailes folclóricos asturianos.

La romería y verbena que se celebra en Arriondas y Ribadesella supone el remate final a la Gran Fiesta de las piraguas.

Más información en www.descensodelsella.com

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − tres =